Mundial XV | Portal de Noticias de los Mundiales de Rugby

Inicio

31-12-2019

“Fue el momento más duro de mi carrera”

“Fue el momento más duro de mi carrera”

Nicolás Sánchez todavía tiene "una espina clavada" por el nivel que mostró en la RWC 2019 y espera tener una oportunidad para reivindicarse, aunque sabe que la competencia será difícil. "Ganas de jugar en Los Pumas voy a tener siempre", dijo. 

En 2018, Sánchez fue una de las figuras en lo que fue la primera clasificación de Jaguares a los cuartos de final del Súper Rugby. Stade Francais posó su mirada en él y se lo llevó a Francia, buscando construir un equipo top.
Sin embargo, el rendimiento del tucumano fue cayendo y al Mundial de Japón, donde se reencontró con sus ex compañeros de la franquicia, que venían de otra temporada histórica, no llevó su mejor versión. Pasó de ser el 10 titular ante Francia a no aparecer ni en el banco en el choque decisivo con Inglaterra.
"Después del Mundial me tomé mucho tiempo para pensar y reflexionar y pensar qué había pasado durante todo este tiempo, y qué había cambiado de un año al otro. La verdad es que yo, individualmente, no tuve un buen año. Sé que no estuve a la altura de lo que se esperaba y de lo que yo pretendía jugar. Nunca me sentí cómodo, como sí me había sentido en la temporada anterior", comenzó el Cachorro en diálogo con Olé.
"El sistema lo tenía y sabía cómo jugaba el equipo, sabía cómo hacer para que el equipo jugara, pero en ningún momento me sentí así. Creo que algo pasó, y el Mundial fue un baldazo de agua fría para todos. Fue el momento más duro de mi carrera, sin dudas. Fue algo que me golpeó muy fuerte".
"Me costó mucho no poder encontrarme y no poder hacer que el equipo jugara como yo quería; son momentos, son cosas que pasan. A veces uno juega bien, a veces uno juega mal. Y ahora ya trato de digerirlo, dejarlo atrás y pensar hacia adelante", agregó el goleador histórico del seleccionado argentino.
¿Quiere una revancha? "Ganas de jugar en Los Pumas voy a tener siempre. Pero ahora estoy en otra situación de mi vida: va a nacer mi hija en julio, acá. Sí tengo una deuda pendiente de que no fue aquel el Nico que yo quería mostrar, el de tratar de pelearla siempre. Y es un sentimiento que todavía llevo adentro: tengo una espina clavada. Sé que la situación hoy es otra, aunque las ganas de jugar en Los Pumas las voy a tener siempre", dijo.
Eso sí, Sánchez sabe que será brava la competencia por la 10 celeste y blanca "hay dos jugadores en la Argentina que están jugando bien en Jaguares, Tito (Díaz Bonilla) y Domingo (Miotti); está Benja (Urdapilleta) también. La verdad es que no lo sé".
Por otra parte, a la cuarentena francesa llegó último y con riesgo de descenso con Stade Francais, un equipo armado para pelear bastante más arriba en el competitivo Top 14.
"Es un año un poco atípico. Llegué muy golpeado del Mundial, por las ilusiones que teníamos antes de la Copa y del año Puma. Llegué muy golpeado a París y me llevó cuatro o cinco semanas acomodarme. Si bien hoy estamos últimos, el equipo está jugando distinto, mucho mejor. Pero nos frenó este parate por el coronavirus", dijo.
"Ver último a un club tan histórico hace mucho ruido. A su vez, los otros equipos quieren que el Stade Francais descienda. El equipo está golpeado y todos quieren que baje, ésa sería una gran noticia. Pero creo que hay plantel para salir de esa situación y estar más arriba. Nos quedan seis partidos de local de los nueve últimos de la primera ronda. Deberíamos sumar una buena cantidad de puntos", redondeó el ex Tucumán Lawn Tennis.